El tiempo pasa volando cuando todo va bien, normalmente bien, llevo unos meses sin pasar por aquí y contaros cómo Begoña lleva su infancia y como la llena de miles de cosas que nos hacen muy felices.

En determinadas épocas de tu vida hay cifras muy significativas, pues en la nuestra ahora es ” Un año”, por dos razones fundamentales:

  • Porque desde el 22 de marzo ha pasado a revisiones anuales, un hito importante ya que en el seguimiento de su enfermedad durante mucho tiempo las revisiones fueron poco espaciadas, recuerdo cuando me decían ” llegará un día en que sólo venga una vez al año a hacerse la analítica”,  pues ese día llegó y nos hace muy felices.
  • Porque en un año Begoña hará su primera Comunión y es algo que nos hace ilusión a todos,  sobre todo poder juntar a la familia, amigos y celebrar con ella un día especial que seguro recordará siempre.

Así que esos 365 días repletos de horas y segundos marcarán  un antes y un después primero en su seguimiento y segundo en su historia vital.

Por lo demás seguimos fabricando bonitos recuerdos, acumulando instantes de felicidad, en el día a día, en las pequeñas cosas que hacemos juntas, hay tanta belleza si reparas en ella, en los viajes en coche cantando al baile, en las meriendas de los martes, en sus expresiones…

Ella sigue con su energía desbordante, durmiendo lo justo para su edad, baila en Jaén y en el pueblo danza, flamenco, castañuelas, contemporáneo, lo que le echen y se echa unos pinos y unas ruedas con una o dos manos, en fin no para.

Quería volver a daros noticias, seguimos avanzando en la vida que nos ha tocado vivir, me siento muy afortunada de compartirla con alguien que me enseña a ser mejor persona, que espanta mis fantasmas con una sonrisa o con un pino puente y que no para de recordarme como la canción con la que actuó ayer que “LA VIDA ES BELLA”.

 

comunion preparacióngitanilla.jpg

 

Anuncios