No hay peor cumpleaños que el que no se puede celebrar , y yo llevo exactamente 19 años sin poder celebrar el de una de las personas más importantes de mi vida que ya está en mi otro mundo, MI MADRE.

Hay vacíos imposibles de llenar, en tu vida tienes amores de todo tipo, conexiones y personas importantes de mil maneras pero nada es comparable al calor que notas de una madre, el calor de hogar , tan incondicional y entregado.

He compartido un recuerdo que resume muy bien lo que siento “ El calor que tu me dabas no volvió en ningún momento”, y es cierto nunca he vuelto a sentir que alguien me quiera de esa forma que sólo una madre sabe hacerlo y lamento profundamente que me haya tocado vivir una vida con esa ausencia tan grande demasiado pronto.

Gran parte de lo que soy se lo debo a ella y gran parte de los valores que tengo son los que ella me inculcó desde pequeña hasta adolescente, me siento afortunada de haberla tenido en mi vida, y el dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces , eso está claro.

Si hay un más allá hoy Manuela Arroyo se ha pintado , se ha puesto sus tacones y se está pegando un baile y celebra su fiesta  , en el más acá se le sigue echando demasiado de menos hoy y siempre.

Os dejo una foto con ella el día en cumplí dos años.

mama y yo

Anuncios