El primer lunes laborable después de la Navidad se convierte en el lunes de los propósitos, de las buenas intenciones y de cosas que queremos que cambien y que pensamos que primero siendo lunes y segundo primero de año es el momento idóneo por lo  menos para intentarlo, las estadísticas dicen que tan solo un 8 por ciento los cumple, pero y lo bien que nos sentimos al hacerlos.

Hace años hacía una lista de propósitos para el año nuevo y otra de lo que había hecho en el anterior, dejé de hacerlo hace tiempo, considero que un año bueno es aquel en el que la normalidad ha sido lo más predominante y en el que no haya habido ninguna pérdida importante y que la salud haya acompañado, tan sencillo y a la vez tan díficil a veces de conseguir, luego nosotros nos encargamos de llenarlo de color con amigos,viajes, familia…

Hay tantos días, horas, minutos, segundos en un año que para llenarlo hacen falta muchas experiencias, vivencias, trabajo, descanso… dá vértigo ver el principio de año en blanco y tan solo pedir que ninguna página se llene de mucho dolor, que vayamos pasando etapas y viendo todas pasar junto a la gente que queremos y que forma parte de nuestra vida .

Enero además es un més muy malo para mí, acaba la Navidad y al poco de pasar los queridísimos Reyes magos nos topamos con una fecha negra en mi calendario vital,el 8 de enero y este año van 18 años sin mi madre, parece mentira que haya pasado tanto tiempo y me siga haciendo tanta falta, supongo que el calor de una madre dá para vivir de su recuerdo toda una vida pero que díficil resulta a veces no sentirlo , sin duda una carencia que tengo yo y en consecuencia Begoña, sería su persona de más roce sin duda.

Hoy hemos retomado nuestra rutina totalmente porque Begoña se ha incorporado a su colegio, a su segundo trimestre de primero de primaria, que mayor ya, y ya nos advirtió su tutora que este trimestre tendrían mucho trabajo por delante , así que espero que eche un buen trimestre y disfrute de todo lo que se le presente.

Y nuestra Navidad ha sido muy buena, sabéis por qué , sobre todo porque hemos disfrutado de lo más valioso, tiempo para estar juntas, para salir, jugar, comprar, reir… y aunque tenemos el gran handicap de que su papá en esta época no para ni un solo día de trabajar excepto Navidad y Añonuevo y además trabaja muchas horas nosotras hemos disfrutado estando en casa, recibiendo a la familia, saliendo a centros comerciales, de meriendas, escapada a Madrid, en fín que hemos hecho lo que hemos podido y yo agradecida de tener vacaciones para poder estar juntas y hacer de todo, algunos días he tenido reuniones del jardín pero enseguida he vuelto , incluso a algunas me la he llevado cuando he podido hacerlo.

Así que ha sido una Navidad familiar en Nochebuena , con cena en mi casa con mis hermanos y mi padre y comida en Navidad en casa de mi hermano mayor, con alguna cenita de amigos sobre todo los madrileños y los del pueblo también, con cena con la familia de mi marido en Nochevieja y comida en Añonuevo, además este año hemos salido de marcha después de ambas cenas y lo hemos pasado muy bien la verdad, ella incluida ,  con salidas a Feduca para que disfrutase ella mucho montándose en cacharritos y haciendo mil talleres, y colofón de Reyes con roscón con sus amiguitos en casa.

Lo que suele ser una Navidad familiar y de amigos , al fin y al cabo disfrutando con la gente a la que quieres, y teniendo buenos deseos con el año que empezamos.

Ahora por delante un año nuevo , para llenarlo de color, de  todo , de nosotros depende en gran parte como sea, pero también del destino, la fortuna… trátanos bien.

Algunas fotos de nuestra Navidad.

nochebuena navidad monopoly fiesta reyes salidas

 

Anuncios