En mi pueblo las fiestas  son en honor a la Virgen del Rosario, su patrona , y aunque su día sea el 7 de octubre hace años decidieron celebrarlas el tercer domingo de agosto, cayese en lo que cayese coincidiendo con la visita de muchos que viven fuera ( forasteros), mi madre siempre me explicaba que mi hermano mayor nació la víspera de la fiesta ( 6 de octubre) y que muchos años se siguió celebrando así.

Vivo en un pueblo muy pequeño, nos conocemos todos y en estas fechas de fiestas es un momento estupendo para coincidir con mucha gente que llevas tiempo sin ver, hablar con unos y con otros y sobretodo pasar buenos ratos con los amigos, además de que teniendo una niña es un aliciente para ella saber que va a tener días con cacharritos y música, sin duda otra forma de disfrutarlas.

La música es en la Caseta Municipal, que por otro lado es el bar de la piscina, que tiene un kiosko que además coincide que lo tiene la mamá de las amiguitas de Begoña, con lo cual nos hemos pasado el verano visitando la Caseta muchas noches a tomarnos algo, a comprar un heladito, algún juguete, … vaya que es un sitio bastante familiar para nosotros y verlo lleno estos días y con música en directo se ha convertido para Begoña en motivo de disfrute , lo que ha podido bailar, jugar con sus amiguitas, sentarse a ver a los músicos, de todo, y eso unido a los cacharritos que este año han sido mas numerosos e innovadores han hecho de estas unas fiestas inolvidables para ella, y para nosotros también de verla disfrutar tanto.

Con la Virgen del Rosario tenemos una relación especial desde el 2010 cuando se salió del recorrido para acercarse al balcón donde Begoña y yo estábamos para verla desde lejos, luego al año siguiente su primera levantá dedicada a ella, y el año pasado yo descalza en la procesión agradeciendo, cumpliendo promesas en el modo en que las hacía mi madre. La patrona del pueblo lleva debajo de sus ropas una foto de ella y por fin le pude dar la pulsera del Osito Pepe hace un tiempo, este año he repetido, he vuelto a acompañarla en su procesión descalza, al estilo Manuela, he vuelto a pedirle que nos proteja sobretodo a mi niña y en muchas ocasiones se me ha vuelto a poner la carne de gallina, sobretodo en el callejón del cementerio, como no.

La Cofradía lo organiza todo muy bien, desde hace un par de años la misa es fuera para que pueda verla todo el mundo y ver la procesión, las levantás y como la pasean es todo un espectáculo, las que vamos descalzas nos colocamos justo detrás, algunas con velas, este año me han dado una de la Cofradía, lo pregunté, pero me gusta así ya la tengo, otro año mas pidiendo pero sobretodo agradeciendo lo que tenemos, eso siempre, ” Madre mia del Rosario que no nos falte tu amparo”.

Así que desde el jueves 14 por la noche que empezamos, el viernes 15 primer día de fiesta que además coincidia con el Santo de Begoña, ya lo celebramos estando de fiesta almediodia, por la noche, fiesta de la espuma, tuvo un Santo sin tarta ni celebración familiar como los anteriores pero muy divertido, así que ella tan contenta, hasta el lunes hemos estado de feria, riendo, saliendo, bailando, disfrutando, unos días muy bonitos cargados de buenos momentos que seguro mantenemos en nuestra memoria.

Así que las fiestas de mi pueblo se celebran en agosto, como en tantos otros, y salimos y entramos e intentamos disfrutar de esos días que solo pasan una vez al año, los mayores a nuestra manera, y los pequeños como ellos solo saben hacerlo, estrujando al máximo cada rato, con la sonrisa de serie y sintiéndose muy afortunados, es la magia de los niños.

Algunas fotos de estas fiestas:

SAM_8919SAM_8944SAM_8967SAM_8990

 

 

Anuncios