La palabra neutrófilo quizá sea una de las que mas grabada a fuego llevamos los papás de niños que tienen o han tenido leucemia , porque también coincide muchas veces que es lo primero que escuchamos antes del fatal diagnóstico cuando empiezan a averiguar que es lo que puede estar pasando,” tiene pocos neutrófilos, neutropenia”, que es en cristiano falta de defensas, como una anemia gorda.

Luego durante todo el tratamiento, sobretodo en las primeras fases hasta que pasas al mantenimiento la cifra mas determinante y la que mas siguen mirando son los neutrófilos, bueno también se fijan en plaquetas , hemoglobina, pero sobretodo todo gira en la cifra de neutrófilos que tenga, eso condicionará que tenga que estar aislado o no durante el tratamiento, porque además de ser el tipo mas común de defensas son las primeras células que llegan a una infección, así que son  muy importantes.

En cada fase del tratamiento se tendrá distintas cifras sobretodo muchas veces condicionado por la quimioterapia que sin duda hacen que bajen bastante en determinadas fases, sobretodo al principio, en nuestro caso cuando se le diagnosticó tenía ya solo 500 neutrófilos , en la analítica anterior 1000 , en unos días bajó a la mitad, hasta perderlos todos en el aislamiento inicial de la inducción que es cuando destruyen todas las celúlas, tanto las malas como las buenas, dejando a la persona sin defensa alguna, de ahí la importancia del aislamiento para no coger infecciones, porque no tienes células que te protejan de esa infección, luego poco a poco van remontando pero en las primeras fases del tratamiento las cifras de neutrófilos siempre suelen ser bajas, así que por eso hay que tener mucho cuidado de que no pillen infecciones.

Begoña en lo que ha andado mas justita ha sido precisamente de eso , de neutrófilos, plaquetas, hemoglobina, todo bien, pero los neutrófilos siempre justitos dentro de los límites normales que tenía que tener en ese momento.

Cuando pasas a mantenimiento te cambian los neutrófilos , por los leucocitos, las defensas en general, que engloban a los neutrófilos, pero también a los linfocitos y a los monocitos, así que te dicen que a partir de ahora miraran mas la cifra de leucocitos que intentarán que durante el mantenimiento gire en torno a 3000-3500 para controlar que la medicación esté haciendo efecto, con esos leucocitos tienen que pasar el mantenimiento , pero aunqeu parezca que son pocos los niños no suelen ponerse mas malitos que la media de los de su edad, os lo digo por experiencia y por lo que he visto alrededor, claro con estos leucocitos repartidos en tres los neutrófilos ya pueden estar mas altos pero tampoco para echar cohetes, Begoña los tuvo en el mantenimiento en torno a 1000 o incluso menos, con eso pudo ir al colegio y hacer vida mas o menos normal, siempre evitando el contacto con personas que sabes a priori que están malas, eso siempre.

Cuando dejas el tratamiento la medula responde, la de Begoña generó las células nuevas inmaduras que tanto susto nos dieron y que eran suyas, estaba generando nuevas células cuando le hicieron su punción medular de final de tratamiento, incluso cuando acabó en su analítica tenía tan solo 700 neutrófilos a consecuencia de tanta medicación, pero al tiempo de dejar la medicación comienza todo a subir, los 3000-3500 leucocitos se van convirtiendo en mas en cada revisión, en septiembre ya estábamos en algo mas de 6000 y ultimamente en algo mas de 8000, los neutrófilos tambien lo hacen a su vez.

Os he soltado un poco el rollo este para que entendáis lo importante que son las cifras para nosotros los papás, en esta enfermedad solo se mira eso la analítica, de ella depende todo y las cifras marcan su evolución y por consiguiente nuestra tranquilidad, este lunes nos tocaba la revisión de las tres semanas después de haber pasado la gripe donde su analítica estaba flojita, eso si tenéis que tenerlo en cuenta algunos virus hacen que los leucocitos se disparen y suban pero otros virus si son fuertes a veces provocan una bajada de la analítica, os lo digo para que no os llevéis sustos innecesarios, una analítica alterada por un virus se considera dentro de la normalidad, por eso en este caso para su seguimiento le dieron el margen de tres semanas para comprobar que efectivamente una vez había pasado el virus su analítica se normalizaba.

El día de hospital sigue siendo un mal día para mí, iba a escribir la noche del domingo al lunes y os digo que hubiese escrito cosas muy distintas, porque el día de antes de ir sigo teniendo el cuerpo cortado, me cuesta dormir, todo, me tranquiliza saber que le pasa a todas las mamás, es algo lógico y normal , se trata de saber como va la salud de lo que mas queremos en esta vida, pero el domingo por la noche hubo un corte de luz que unido a una incipiente tos nocturna de Begoña me hicieron pensar que acostarme aunque no pudiese conciliar el sueño era mejor opción, pero os digo que a esta revisión iba bastante nerviosa , necesitaba tener una analítica buena para apartar mis fantasmas y todo y la tuvimos, vaya que si la tuvimos, mas de 8000 leucocitos y 3700 neutrófilos, nunca hasta la fecha le había visto esa cifra de neutrófilos, y después de salir de la consulta ya era otra persona a la mamá apesadumbrada y miedosa que entró , los días de hospital son raros, feos , pero una vez que sales de allí se convierten en buenos, porque te devuelven la tranquilidad que necesitas para seguir .

No os obsesioneis con las cifras, lo digo yo que lo hago, cada momento tiene las suyas ,  por distintas situaciones, estar con un virus, cada momento del tratamiento, la mejor analítica muchas veces es verles las ganas que tienen de hacer de todo, lo activos que están, ese es el mejor síntoma.

Begoña sigue como siempre, cada día mas charlatana, cada día mas coqueta, cada día pintando mas, sabiendo mas,  con la sonrisa siempre en la boca, cada día superándose en todo y nosotros cada día queriéndola mas y estando mas orgullosos de la clase de niña que es.

Un par de fotos siempre sonriente

SAM_7203SAM_7218

Anuncios