Los lunes y los miércoles la podíamos encontrar en su consulta asignada desde hacía un tiempo abajo, en consultas externas donde veía a sus niños de onco-hematología una vez pasados a mantenimiento o con el tratamiento acabado. El resto de los días normalmente urgencias, hospital de día, lo que le mandasen.

Hacía ya tiempo que la bajaron de la tercera, que ella no estaba allí, en su especialidad, con los niños que estaban al principio del tratamiento o con los padres aún en schok por recibir la noticia mas dura , tuvo que abandonar la planta por decisión de sus jefes, y ella siempre ha querido volver a ella.

El lunes me enteré que ya no estaba en su consulta, Isa una de las mamás del wassap estaba allí con su niño y la vió fuera de la consulta y le dijo que ya no iba a ver a nuestros niños, que la habían quitado de la consulta, que a partir de ahora la consulta la pasaría una pediatra que estuvo haciendo la residencia allí en onco-hematología, así que al final han conseguido dejarla fuera de lo que ella lleva seis años haciendo, fuera de su especialidad, por decisiones de los de arriba.

Al enterarme de eso y estar en el hospital me pasé por urgencias a última hora a ver si la veía, y al final pude hablar con ella , pero en presencia de otro médico de urgencias, porque ella vé que las cosas están muy feas y prefería que hubiese un testigo de que ella no va buscando a los padres, yo le pregunté allí que por qué ya no iba a hacernos el seguimiento, y ella me explicó que el jueves pasado, le comunicaron su jefe de servicio junto a otro jefe que no se de que era la verdad que en febrero iba a estar todo el mes en urgencias y que se podía plantear la posibilidad de mirar otra especialidad que le gustase y que le sugerian alguna, ella no estaba de acuerdo porque ella ya había elegido su especialidad a la que lleva seis años dedicándose, en fin sin comentarios.

No quiero hablar mucho mas del tema, me explicó que ya no iba a poder seguir a Begoña ella, que curioso lo del escrito me dijo, en que momento lo hice, me dijo que ahí me tenía para lo que necesitase pero que cualquier cosa ya era mejor que la llevasen siempre su doctora de ahora, a la que también conozco y no tengo ninguna pega con ella, y que iba a luchar para conseguir volver donde ella le gusta, con sus niños de la tercera, con sus pequeños valientes.

Le ofrecí mi apoyo incondicional por si me necesita para lo que sea, no sé por qué se toman este tipo de decisiones, pero ningún padre duda de su profesionalidad y de su dedicación con nuestros hijos, de su calidad humana, de la manera que tiene de mirar a nuestros hijos, con cariño, de su manera de entendernos a los padres lo que sufrimos y darnos las noticias de la mejor forma posible, sin alarmismos y siempre con la verdad por delante pero suavizándolo todo, a mí personalmente me tranquiliza mucho en las revisiones cuando me estoy sentando en la silla mientras mira la analítica en su ordenador y ya me dice todo bien, uff son gestos que se agradecen una barbaridad.

Desde luego alguien no la quiere en ese servicio y se ha ocupado de ir quitándole responsabilidades y trabajo hasta que ha conseguido llevarla a otro sitio, esas cosas no están bien,  lo que pasa en este hospital es de locos, tenemos a doctoras buenas, las tres que hay ahora lo són, nunca he tenido un problema con ninguna de ellas, pero Ana lleva con Begoña desde el principio del tratamiento y desde el mantenimiento el seguimiento lo hace ella, y ahora nos la quitan, pues no me gusta, y no lo veo justo para ella.

” Llegará el día en que te tenga que llamar para decirte que se te ha olvidado una cita “, esa frase me la ha repetido muchas veces refiriéndose a que cuando pasa el tiempo y las visitas son cada vez mas espaciadas te llegas a olvidar de las citas, eso para mí ahora es impensable, pero ella siempre me lo dice y me gusta oirlo la verdad, porque cuánto mas tiempo pase mas tranquila estaré yo también, el otro día se lo decía, pero bueno yo quiero que se me olviden las citas contigo y ahora no va a poder ser.

A veces las cosas se tienen que poner muy feas para cambiar, a veces una revolución exige grandes cambios y drásticos, este no me gusta nada, hay tantas cosas que no me gustan, para una que estaba bien, el tema de las doctoras, ahora nos hacen cambios .

” sois grandes maestros y vuestros hijos son lecciones diarias de cómo vivir con mayúsculas”, eso lo ponía en su escrito refiriéndose a los padres de los niños y a ellos mismos, ella si nos ha dado una lección de cómo ser buena profesional y a la vez conservar esa humanidad que hace que sea tan sensible al dolor de los padres y de los niños, esa forma de mirarlos, esa forma de decirnos las cosas, sin duda has calado fuerte en nuestros corazones , porqeu te lo has ganado día a día.

Foto de las dos

SAM_4867

Anuncios