Hoy ha sido un día distinto o por qué no especial, todas las primeras cosas que hace y consigue Begoña para mí son muy especiales y me gusta disfrutarlas como tales, como algo nuevo y como algo que consigue ella como siempre con su gran capacidad de adaptación, pues bien hoy ha sido el día en el que ha estado mas tiempo fuera de casa, primero su jornada completa de colegio , luego el comedor hasta las 3:30 y ya a las 4 otra vez a baile hasta las 5.

Para mí es algo totalmente extraordinario, el año pasado su horario era de 9 a 11:30 y hoy ha pasado muchas mas horas haciendo de todo y lo mejor estando contenta, el cole ya lo tiene superado y va muy contenta, esta semana se ha estrenado en el comedor, queríamos apuntarla este año por dos razones, la primera porque cuando su padre esté en campaña no podrá ir a recogerla a las 2 y a mí también me viene muy justo y ya de paso porque se acostumbre a comer de todo y se motive con los otros niños porque aunque no nos podemos quejar en cuanto a la comida y lo buena que es si hay ciertas comidas que no quiere ni probarlas y allí seguro que lo hace.

Pues las chicas del comedor que además son del pueblo y son un encanto me han dicho que es superbuena y que come muy bien, la verdad los dos primeros días, martes y miércoles la recogí antes , a las 3 porque es cuando terminan de comer para que no se relacionase mucho con los otros niños por si hay alguno malito, pero ellas me dijeron que es cuando empiezan a jugar y los dos días había ido justo cuando ella estaba empezando a jugar y que ellas ven así que hoy la he recogido a la hora normal y hasta con un dibujo me ha recibido, que ponía MAMA y los números del 1 al 4, para mí un detalle que me desarma, todo me desarma y me encanta, hoy mientras salía por la puerta principal, no por la que yo la he recogido los dos días anteriores sino por la que salen ya todos los que están en el comedor pues ya la he visto desde el portal y ya saludándome , y de la ilusión que me ha hecho verla tan integrada  y luego unas niñas mas mayores diciéndome que Begoña le encanta , pues nada que le he hecho una foto saliendo del comedor:

comedor

Vivimos cerca del colegio, andando dos minutos o menos, pero como ha salido a las 3 y media y a las 4 tenía baile y siempre hay que estar un poquito antes a la pobre le ha dado tiempo a entrar , jugar un ratito y volverla a peinar para ya irse tan contenta al baile, porque le gusta y va contenta, el baile lo lleva ella dentro y cualquier canción que escucha ya está bailando, no ha querido tomarse nada , eso quiere decir que venía bien comida, según nos ha explicado puré, carne y patatas y yogur, así que iba bien preparada, un palote que tenía de chuche se ha llevado y por el camino se lo ha tomado, un poquito de azúcar para el baile, le encantan las chuches pero ella sabe que no puede comer muchas, pero le vuelven loca como a mí, mala afición.

Foto a la entrada del baile:

baileeeeeeeeeeeeeee

Así que un día lleno de actividad que luego ha seguido por la tarde, porque ella no para, ha visto Rapunzel, últimamente su peli preferida, luego ha pintado unos cuantos soles y láminas , hemos salido al pueblo a comprar un regalito para alguien que mañana tiene un momento muy especial y luego un rato jugando en la plaza con su amiguito Pablo, sótano con su padre con las construcciones… en fin se ha dormido cerca de las once de la noche hoy, una vitalidad desbordante que me llena de felicidad.

Pero, siempre hay peros, mañana 11 de octubre toca revisión, primero toca el mal rato de pincharle en el reservorio que cada vez está peor , y lo peor esperar el resultado, ahora lo llevo peor que antes , ahora entiendo a José el papá de Guzman de Madrid que decia que llevaba peor las revisiones una vez que había acabado el tratamiento, y yo no lo entendía porque para mí era fundamental terminarlo, pero ahora me doy cuenta de que el miedo es díficil de controlar y ese nudo que se te pone hasta que la doctora te dice que la analítica está normal , pues algo que solo lo entienden y lo sienten los papás que están en la misma situación que yo, que conste que me siento una privilegiada, que agradezco mi situación día a día, pero estos días de revisión siguen siendo días duros y malos para mí, hasta que cuando te los dan y son buenos vuelves a respirar y tomar fuerzas para seguir con tu vida hasta la próxima revisión.

Mi chiquitilla está ya durmiendo, ajena a que mañana tiene por delante un pinchazo que tanto odia, con su inocencia que le permite ser feliz siempre excepto cuando le hacen daño, esa carga psicológica no la está teniendo en ningún momento y eso sin duda le va a ayudar a olvidarlo todo mas rápido, la verdad es que la mente es la que juega a veces malas pasadas y haces que lo pases mal, pero ella eso lo tiene bien, y eso es una ventaja, hay que verlo así, el otro día pasamos por el hospital y ella conoce perfectamente la zona y me dijo ” Mamá a que no me van a pinchar mas”, yo solo me callé, no pude hacer otra cosa.

Anuncios