Hay muchos tipos de promesas, hechas por multitud de razones, por muchos motivos , casi todas pidiendo que se resuelva la situación que te está atormentando y que no te deja ser feliz o simplemente que te preocupa, no todas las promesas se hacen en situaciones límite, algunas son mas relajadas y se hacen para luego poder cumplirlas.

A mi me ha tocado confiar y pedir ultimamente mucho, desde hace dos años , primero confiar mucho en la medicina, en el avance de la ciencia, en la suerte y en la fortaleza y naturaleza de mi hija, en todo y pedir porque todo fuese bien, que nada se torciese y que no surgiesen complicaciones que en estas enfermedades suponen un importante problema. Para eso he pedido desde a mi angel de la guarda ( mi madre), al otro angel de mi niña ( su abuelo paterno), a Virgenes importantes para mi ( Virgen de la CAbeza, Virgen del Rosario, Maria Auxiliadora, Cristo de Medinaceli ), energia positiva de la gente, todo… y mas para que todo saliese bien y pudíesemos continuar con nuestras vidas.

El que pide suele ofrecer algo a cambio y a mí me ha tocado cumplir una de mis promesas que la hice a raiz de los detalles que la Virgen y los que la dirigen tuvieron hacia mi niña durante su tratamiento, ya lo he explicado alguna vez , corría agosto del 2010, justo un mes y poco despues de nuestro fatal diagnóstico y ese año no íbamos a disfrutar las fiestas de nuestro pueblo, mi niña estaba en casa hasta el domingo porque el lunes ingresaríamos para otro ciclo mas, quería asomarme a ver a la Virgen en la procesión y pedirle pero queria hacerlo con mi niña y tenía que ser en un sitio que no hubiese gente porque ella estaba muy bajita de defensas, mi amiga me brindó su balcón que estaba alto y aunque pasaba lejos se veía bien, allí sucedió todo, la procesión por primera vez al decirles que había una niñita enferma allí para que la pusiesen mirando a la Virgen, se salió del recorrido y vino hasta casi debajo de nuestro balcón, yo tenía a ella en brazos y no podia parar de llorar, todos los curas y las personas que la acompañaban miraban hacia arriba y todos nos desearon lo mejor en esos momentos, el gesto me pareció precioso e inolvidable, a mi me dió fuerzas para el día siguiente volver a ingresar y confiar.

Al año siguiente el año pasado mi niña en las fiestas tuvo una gastroenteritis que antes habia pasado yo , y ese mismo día el domingo estuvimos en urgencias haciéndole una analítica porque estaba muy flojita, el viernes y sabado salió pero el domingo estaba muy apagada y la llevamos, toda la siesta allí , unos resultados buenos y aunque ella estaba algo malita salimos a que ella hiciese la primera levantá a la Virgen, leyeron un escrito especial y aunqeu estaba un poco apagada la hicimos, no nos quedamos en la procesión pero ahí estuvo otro bonito detalle de la Virgen del Rosario y de su cofradia con mi niña.

Este año lo tenía pendiente, hacerle yo algo especial a la Virgen, al principio quería que ella viniese tambien pero es muy pequeñita para aguantar todo el recorrido y no entiende así qeu decidí que la promesa la cumpliría yo sola y como un guiño a mi madre, un pequeño homenaje de sentirla cerca, lo hice a su manera, como ella lo hacía, yendo descalza detrás de la Virgen, ella lo había hecho muchos años, siempre tenía algo que pedir, mas bien pedía por todos menos por ella, esa promesa tenía mi pequeña dedicatoria para ella que tanto cariño tenía a la Virgen  y tan creyente era, hice mas cosas me puse unos pendientes que me compró ella y llevé el vestido que hubiese llevado en el 2010 si no se hubiese cruzado esta enfermedad en nuestras vidas, las pulseras del osito Pepe, infantil y blanca y de vela la del bautizo de Begoña qeu casi se consumió porque no era muy larga, pequeñas cosas qeu para mí significaban mucho, la lástima no darme cuenta de darle a la cofradia una pulsera del osito Pepe para ponérsela a la Virgen, pero si me dejan ya se la daré.

Andé descalza detrás de la Virgen, rodeada de muchas otras mujeres , todas mayores , que tambien pedian o agradecian algo, un pensamiento siempre en mi cabeza y el manto por detrás, el lema que dicen : ” Madremia del Rosario que no nos falte tu amparo”, y eso pienso yo, que no le falte nunca a mi niña, que siempre esté bien y sea muy feliz. Hay un tramo que enfocan a la Virgen mirando hacia el cementerio y en ese momento me ví descalza como mi madre hacía y que se me había cumplido lo que tanto ansiaba que fué muy emocionante.

Por otro lado tengo otra pendiente con la Virgen de la Cabeza, hacer andando el sendero qeu llega a la ermita, eso son unas cinco horas andando, lo tenemos su padre y yo, aunque su papa ya lo ha hecho dos veces, especialmente ahora en los ultimos tiempos, yo lo haré en septiembre lo mas seguro, los nuevos hermanos mayores, los de este año, amigos del pueblo tuvieron un detallazo en la aparición que hubo en agosto en la ermita, allí en la presentación del pueblo pidieron por todos los enfermos y agradecieron la recuperación de Begoña, mi gratitud ante este gesto , todo el mundo se ha alegrado de que todo acabe.

Pues nada, seguiremos pidiendo, haciendo lo que podamos, su papa va a seguir subiendo andando muchas veces mas, pero lo importante lo sabemos y todos lo tenemos que tener muy claro, la SALUDDDDDDDDDDD.

Fotos de los tres años de momentos con la Virgen del Rosario ( el balcon de mi amiga  , la levantá con las que me acompañaron y la procesión de este año)

SAM_0629SAM_1313SAM_5460

Anuncios