Creo firmemente que  cada uno de nosotros tiene su destino y que la vida te va llevando irremediablemente a el , a veces de manera fatal y otras de manera maravillosa.

A veces tienes alrededor familias tocadas por la fatalidad donde se acumulan sucesos horribles, perdidas importantes y sin embargo hay familias en las no falta nadie ni parece a priori que haya nada malo, luego todo el mundo tiene sus pequeños problemillas, que cada uno le da mayor o menor importancia dependiendo sobretodo de tu escala de valores y mayormente de las cosas que te hayan pasado.

El destino es caprichoso en muchas ocasiones y por ejemplo ha hecho que ochenta familias ahora esten destrozadas por la pérdida de algun ser querido en el accidente ferroviario de Galicia, ese mismo destino ha hecho que algunos que tenían que ir en el tren no hayan estado porque no habia billletes,  o que simplemente fuesen montados en una zona donde el impacto ha sido menor para poder salvar su vida. Cada persona de las que se ha ido deja un hueco irreparable, faltaran hijos, padres, madres, tios… muchas historias personales unidas por una cruel desgracia que te pilla de improviso y sin tiempo para reaccionar, para todos ellos mi animo y mi mas sentido pésame, que te  falte en la vida alguien importante es algo que no logras superar, solo aprendes a vivir así como siempre digo pero ya nunca nada será igual, y lo peor las víctimas que se les ha cortado la vida de forma tan brutal.

Ese mismo destino interviene en que cada año en Jaen se diagnostiquen de media dos leucemias en toda la provincia y que le tocase a mi niña en el 2011, que este año se haya roto la media y en lo que llevamos de año lleven 4 porque dicen hay una incidencia mayor, que paranoia, que explicación para pasar por una enfermedad tan mala y cruel que lo primero que hace es aislarte de todo y de todos, lo peor para una persona, no poder estar cerca de los que mas quieres, y ese mismo destino es el que hizo que la prueba de medula en vez de hacérsela tres días despues de terminar el tratamiento como al principio iba a ser se la hicieran tres semanas despues, estoy casi segura de que tres días despues nos hubiésemos ahorrado mucho sufrimiento , pero nada puede cambiar al destino, al caprichoso destino, y ahora espero , confio y necesito de forma vital que ese mismo destino me devuelva la tranquilidad y las ganas de seguir adelante con mi vida, con nuestra vida de papas entregados a una niña que adoramos, primero por ser como es, segundo por todo lo que ha tenido que pasar y tercero y principal porque no hay nada comparado al amor que sientes hacia un hijo, todos los padres sabeis de lo que hablo.

Así que lo confieso, creo en el destino, caprichoso o no pero destino al fin y al cabo y estoy convencida de que será el el que nos devuelva de nuevo a la vida en la que Begoña merece vivir, la vida de una niña de tres años, llena de actividades, llena de niños, llena de helados y chuches a veces, llena de fantasía y disfraces, llena de magia… LLENA DE VIDA.

Anuncios