En este continuo aprendizaje cada etapa tiene su forma de vivirla, su forma de asimilarla y cuanto antes puedas adaptarte mejor, aunque el miedo y el pellizco no te lo quita nada, ni la adaptación , ni el tiempo, ni nada.
Pues sí estamos en una etapa dulce, con el tratamiento de dos años finalizado, todavia pendientes de la medula final que se acerca por fin ( que larga se me está haciendo la espera, ojala la hubiesen hecho a los tres días como al principio estaba planeado), tenemos que pasarla para quedarnos tranquilos y ver que las cosas efectivamente se han acabado, pero a la mínima ya estás sin querer con el nudo y el alma en vilo.
Este jueves pasado en la piscina por la tarde con Begoña unos puntitos en la lengua encendieron mis alarmas, piensas y dices la niña está bien, no tiene fiebre, no le molesta, puede ser cualquier cosa, bien eso lo piensa un padre normal y luego ves que justo ahora las doctoras ya no están para ir a verlas o llamarlas y te queda toda la tarde y toda la noche para pensar en infinitas posibilidades , mirar en internet y sobretodo no dormir, y no porque ella se encuentre mal ni parezca nada grave sino pensando que cuando llames a la doctora para decirle que se la vas a llevar te diga que eso no es normal, la cuestión no es que ella no le puedan salir hongos en la boca como a otros niños les pasa, o por la piscina, la humedad, o por cualquier causa, la cuestión es si en su situación las doctoras lo van a considerar normal o algo no marcha bien.
Pues si el viernes la doctora lo consideró normal, puede pasarle a cualquier niño, con un jarabe se quita y listo pero su padre y yo no pudimos evitar pasar una noche casi en vela pensando en tonterias que para nosotros no lo son, así que me doy cuenta de que esta condición no la voy a perder nunca, con Begoña siempre estaré alerta y lo que tengo que asumir y empezar a entender que tengo que acostumbrarme a vivir así, que es mucho mejor de como hemos vivido los dos últimos años, porque no hay quimioterapia, no hay ingresos… la niña está curada pero no tengo la vida de una madre normal , no tengo la vida que tuve tan solo diecinueve dulces meses y cuanto antes lo acepte menos me costará ser feliz.
Sobretodo necesito confiar, pedir y todo lo que se me ocurra en que esto es un capítulo pasado , que esto solo nos ha tocado vivirlo una vez,confiar en lo que me dice la doctora y el tiempo me irá dando la paz y tranquilidad que a día de hoy no consigo encontrar.
Begoña durante seis meses se considera todavia inmunodeprimida, es decir, que sus defensas todavia no son como las de un niño normal, porque la quimio tiene efecto hasta seis meses despues, en este tiempo seguiremos teniendo precauciones y especial cuidado con no tener contacto con gente enferma cuando lo sepamos claro está , pero si es cierto que al estar sin medicación las defensas estarán mucho mas altas que antes, y si antes ya no se ponia mucho mala, en todo este año 2013 no ha tenido ni un solo día fiebre, un triunfo, pues esperemos que siga así estos seis meses, con los mínimos sustos posibles, y cuando pase entonces con la fuerza y la vitalidad que tiene y la naturaleza miedo me dá, porque si ahora no echa siesta ni nada y no hay quien la vuelque luego no se yo a que la voy a tener que apuntar para que queme energias.

Hoy ha vuelto a la tele una serie conmovedora, la segunda temporada de ” Pulseras rojas”, Albert Espinosa me conquistó con su ” Mundo amarillo ” y con esta serie, ha conseguido llevar a la gran pantalla y hacer que tenga éxito una serie que trata el cáncer mas bien adolescente , no he podido evitar acordarme del revuelo que se generó entre algunos de los mayores de la tercera el año pasado a raiz de la serie, la psicóloga de la asociación sacó las pulseras rojas que tenian y muchos de ellos se colocaron tantas como operaciones tenían o remisiones completas, en especial me acuerdo de la princesa S. que estaba superemocionada con la serie, 6 pulseras llevaba y superidentificada con el protagonista Lleó con el que compartia diagnóstico, ella no tuvo tanta suerte y siempre recordaremos su sonrisa y su lección de vida, ahora la planta está a rebosar, es un horror, en Jaen tenian una media de dos leucemias al año que este año han roto porque a mediados de año ya llevan 4 y eso son muy malas noticias, unidos a otros niños con diagnósticos muy dispares , confirman que esta realidad no para de crecer y es desolador.
En nuestra planta hay niños especiales, niños que se dan trucos para tolerar mejor la quimio, niños adolescentes que participan en una charla y provocan sonrisas en los asistentes por su vitalidad, niños que bailan con la Wii como locos despues de haber tenido parte de su cuerpo inmovilizada,niñas que sin pelo son guapas a rabiar, niños que nos dan lecciones de vida a nosotros, que nos dicen que hay que seguir mirando hacia delante y que algun día que espero no sea muy lejano esta enfermedad será algo mas llevadero y la podrá superar todo el mundo, ese es mi sueño, supongo que el de muchos tambien.
Ya por hoy no mucho mas, mañana a estas horas estaremos ya mas nerviosos, pero todo a su tiempo, hoy es hoy.

Anuncios