Hoy hace dos años justos que diagnosticaron a Begoña, el día de San Pablo y de San Pedro entramos en la habitación 309 y no saldríamos de ella hasta el 29 de julio, en pleno verano tuvimos nuestro encierro obligado.

Hoy dos años despues el cuento cambia para bien, hace diez días finalizamos el tratamiento, y hoy Begoña por la mañana se ha bañado en la piscina con su papa y por la tarde nos hemos ido las dos de compras y a comernos un heladito, nada especial pero cuanto valoras la normalidad en un día como hoy, me hubiese gustado hacer una fiesta coincidiendo con este día pero sin tener todavia el aspirado de la medula final pues no y ademas este viernes la doctora nos lo ha cambiado del día 3 al 10 de julio porque en UCI solo había un médico el 3 y es peor para esperar , así que nos toca esperar una semana mas para finiquitar esta prueba ultima tan fundamental que estamos seguros Begoña va a pasar con nota , como siempre.

Cuando nos dan el diagnóstico y nos dicen que el tratamiento dura dos años, nos parece una eternidad, dos años pasándolo mal es mucho tiempo, pero el tiempo pasa y despues de un día viene otro y cuando pasas la primera fase de aislamiento todo se va suavizando y poco a poco empiezas a respirar, aunque no lo hagas del todo con tranquilidad, a todos os llegará vuestro momento, cuando estás empezando lo ves muy díficil, muy lejano, yo tambien lo veia así y aquí estamos volviendo a recuperar una vida ” normal” , no creo que llegue a ser normal pero es vida sin quimioterapia, buena vida.

Ahora en nuestro hospital las cosas están desbordadas, muchos casos nuevos, escasas habitaciones, los de la cuarta planta abajo otra vez, demasiado follón y algunos niños han tenido problemillas que afortunadamente se están solucionando, pero vaya sustos… en fin muchos niños siguen pasándolo mal, muchas madres tienen el corazón en un puño, …. que injusticia.

Me gustaria retroceder en el tiempo dos años y que cuando Ana la doctora entró en nuestra habitación nos hubiese dicho que el aspirado de medula que le habian hecho para descartar cosas no habia salido nada, que no nos hubiese encerrado en una habitación sin Begoña y con otra doctora y una psicóloga para darnos el diagnóstico que ha cambiado nuestras vidas para siempre, me gustaria estar en el lunes 27 que llevé a Begoña a la guarderia y que cuando fuí a media mañana porque la ví rara no me dijese su señorita que estaba bien pero que queria correr con los otros niños pero no podía, me gustaria que mi niña , mi sueño no hubiese tenido que pasar por todo esto pero tambien pienso que no tengo ningun derecho a quejarme porque todo ha salido bien y desgraciadamente en este tiempo he visto a otros niños que no han tenido tanta suerte y eso si que te marca y te cambia el modo de ver la vida, cuando ves que hay niños que se van es desgarrado

Hoy tengo una niña de tres años y medio, superfeliz, risueña, cariñosa, que habla por los codos, picotea entre horas, no duerme siesta nunca porque tiene demasiada energia, se disfraza de todo y a todas horas, adora las princesas y todo lo rosa, le encanta pintarse las uñas, la música, el baile, el colegio…. un terremoto, tengo a una niña que me llena de felicidad y solo puedo agradecer a todo el universo , a la medicina, a sus angeles de la guarda, a las vírgenes, a todos los que han tenido un pensamiento positivo… a TODO  que dos años despues la tenga a mi lado y sobretodo que esté CURADA. No se puede ni se debe pedir mas.

Fotos de hoy:

SAM_4803SAM_4809

Anuncios