Bueno en esta semana escolar que llevamos hoy ha sido su segundo dia de colegio.

Ayer ya le decíamos que mañana iba a ir otra vez al colegio a jugar con los niños y que iba a pintar y decia que si , pero al rato decia y la mamá tambien.

Hoy su primer gran madrugón , a las 8 de la mañana, ni los dias que tiene analítica madruga tanto, osea que para ella eso ya ha sido extraordinario, para que anoche no se hiciese muy tarde recurrí otra vez a mi método poco ortodoxo pero muy práctico del paseo en coche, así que cuando ví que ya eran las 11 pasadas y que no se iba a dormir aunque estábamos ya en el cuarto en silencio cogí y le dije que si queria paseito y claro ella dispuestísima, así que un paseo hasta la primera rotonda y fritita en casa antes de la y media. Lo de dormir mas temprano lo teníamos superado aunque cuando lleve mas dias cada dia será un poquito mas temprano hasta que normalicemos horarios como una familia ” normal”, aunque a nosotros nos queda todavia un poquito para ser normales, a veces pienso que ya nunca lo seremos del todo porque todo ha cambiado demasiado , prioridades… y el miedo siempre estará.

En fin que se ha despertado con tiempo de beberse su leche tranquilamente, perrear un poquito y vestirse y luego le hemos acompañado sus papas al colegio, iba bien pero al llegar cerca de la puerta y ver tanta gente pues ya en brazos y nada cuando la he dejado en la fila se ha puesto a llorar con el mismo niño de ayer,ellos se acompañan, y viendo la profesora que entrar a toda la fila y a los dos llorones iba a ser díficil hoy he oido otra vez: ” la mama de Begoña y del otro niño “, y he entrado y ella otra vez en brazos mio, ahí me he puesto a temblar, digo otro dia que no hay manera.

Hemos entrado y despues de la profe colocar sus cosas nos hemos ido, ellos berreando un poco pero habia que hacerlo, la profe ha dicho que si los veia muy mal en una hora nos llamaba, pero al final sorprendente y gratamente se ha quedado hasta su horario, hasta las 11:30 que es cuando su papa le ha ido a buscar, que yo ya estaba  trabajando, al buscarla su profe le ha dicho que bien y luego tambien con la mama de una niña muy espabilada he confirmado que si que lloró al principio pero que luego ha estado jugando a las muñecas, la plastilina y cantando  ” el patio de mi casa”, asi que hoy un escalón subido, algo mas superado, que no quiere decir que mañana no llore al entrar, pero por lo menos ha superado lo de ir sola y disfrutar un ratito.

Se habla mucho de los vínculos que se crea entre madre e hijo cuando le das el pecho, pero nadie nada mas que quien lo pasa sabe los vínculos tan fuertes que se crean entre madre e hija en este caso que han pasado largas temporadas encerradas, aisladas en nuestro caso en la habitación de un hospital, eso es díficil hasta de explicar, pero las miradas de esos dias necesitándonos la una a la otra, el dormir juntitas para controlar el cable del suero y la medicación, todas las horas del reloj pasando intentando estar lo mejor posible y jugando, riendo , a veces llorando en silencio y sobretodo tendíendole la mano al verla sufrir, eso no hay teta que lo pueda superar, no todo va a ser malo en nuestra situación.

Begoña estos dias está superando algo mas que sus primeros dias de clase, que ella eso ya lo superó y con creces a los 10 meses, está superando el estar rodeada de gente, de niños, de madres y padres agolpados en la puerta de entrada cuando lleva 14 meses huyendo literalmente de las aglomeraciones. Primero tuvimos el aislamiento donde de ser una niña que iba a guarderia y salia todas las tardes al parque pasó a estar en una habitación encerrada conmigo durante un mes, luego dos meses semana si semana no ingresando y luego en casa con un monton de precauciones y no dejando que nunca hubiese demasiada gente, desde que terminaron las reinducciones y sobretodo con la llegada del buen tiempo recuperó un poco sus salidas y cada vez mas hasta llegar a relacionarse con algunos niños, pero nunca con tantos a la vez y todos metidos en clase.

Asi es que mi campeona en estos dias tiene que superar la entrada al cole y ver que estar con mucha gente no es nada anormal y que puede hacerlo, ahi es na pero para una niña de dos años puede ser un mundo,  y como siempre me sigue sorprendiendo su capacidad de adaptación, asi es que si sigue sumando retos y logros de mayor no va a haber quien la pare, estoy segura de ello y muy orgullosa de mi pequeña.

 

Anuncios