Ayer fuí a dar el ultimo adios a la princesa S, si el martes la vi apagada era porque estaba ya muy malita, ayer se fué para siempre una princesita muy guapa y de enorme sonrisa y hoy he reunido fuerzas para poder abrazar a su mama y no puedo imaginar el dolor que esta sintiendo y va a sentir para siempre.

Cuando he entrado al tanatorio la verdad es que me he quedado un poco bloqueada, he visto a mi compañera de fatigas, la mama del niño que tiene lo mismo que Begoña y me ha dicho que estaba alli la mama para verla y no tenia fuerzas para ir , me temblaban hasta las piernas, cuando he ido encima de todo yo no le he podido decir nada tan solo le he dado un abrazo y ella me ha dicho a mi gracias por venir, que señora, que humildad, que lecciones de vida nos dan algunas personas siempre en todo momento, y se que ella lo ha hecho bien desde el principio hasta el final y eso ha ayudado mucho a que todo fuese mas fácil para su hija, dentro de la gran dificultad que tiene todo esto.

Hay una cosa que me llevo en el corazon de la grandeza de esta princesita y es que le dijo a su mama que dijese a todas las personas que conocia que las queria y que se las llevaba en su corazon, eso dice mucho de ella, yo me doy por aludida por el tiempo de hospital que compartimos y le agradezco el gesto que dice tanto de ella, de su calidad como persona heredada de su mama.

Una de sus enfermeras de la tercera, la misma que hizo posible que navegara con la Virgen del Carmen le ha escrito una carta que hoy saldrá en el periódico local, es muy bonita y emotiva y hoy que no tengo muchas palabras mas que decir os la voy a dejar con su permiso , ella ha estado alli y me la ha mandado asi que os la dejo:

                                               “CARTA AL CIELO…”

Querida Sheila: hace tan solo unos días, navegabas por las aguas cristalinas de Motril junto a “La Estrella de los Mares”: La Virgen del Carmen, a la que con todas tus fuerzas le gritabas ¡¡guapa, guapa!! ¿te acuerdas? ibas  a bordo del “Miguel y Cristina” y gracias a la buena gente de Motril  especialmente a D. Elías y a toda la tripulación, consiguieron que ese 16 de Julio fuera para ti y todos los que te acompañábamos un día inolvidable.

Saboreabas intensamente  cada día, cada minuto, cada segundo… cuando apenas te quedaba tiempo… siempre fueron tus grandes aliados tu constante alegría, tu bonita sonrisa y es así como  fuiste logrando mitigar el dolor provocado por la gravedad de tu enfermedad y su concluyente diagnóstico.

Has conseguido  con tu forma de ser querida Sheila, que la vida para los demás sea más agradable y las preocupaciones más llevaderas, daba gusto de estar a tu lado, con esa paz que a todos nos transmitías y con tu gran sentido del humor.

Tu capacidad para disfrutar de la vida no tenía límites: ¡cómo te reías desde tu silla de ruedas el día de la capea en La Carolina al vernos torear la vaquilla con el (torero guapo) como tú le llamabas;  y como disfrutabas haciéndote fotos  en aquel bonito rincón de Calahonda o comiendo churros, o jugando al parchís etc.!

Hoy 31 de Agosto, La Estrella de los Mares te ha cogido amorosamente de la mano para enseñarte el camino del Cielo… y tiernamente acurrucada sobre su regazo ¡¡qué cosas tan bonitas te estará diciendo!! Allí ya no se sufre, allí no existe el miedo ni el llanto, allí sólo se goza.

“Princesa”  sé que no te olvidarás de enviarle a tu madre, a Leiry y a todos ,el consuelo, la fortaleza y la paz que necesitan; no te olvides tampoco de todas tus Enfermeras ¡te queremos! Y  ¡¡gracias, gracias, gracias por tanto amor como nos has dejado!!.

                                                          Marisol. Enfermera de Oncología Infantil.

Preciosa la carta de una enfermera que hace algo mas que curar a estos niños de su enfermedad, ayuda a curarlos de su alma,  a mi tan solo me queda dedicarle una canción de lo que mas le gustaba a ella de música, una bachata para ti princesita:

Anuncios