El famoso y esperado ” Mantenimiento ” empezaba con la fase de las ” Reinducciones”, ella por estar en riesgo standar ( bajo riesgo) tuvo 6, el resto tiene 8 mas una fase de Intensificación justo al acabar consolidación que afortunadamente tambien nos saltamos.

Sus 6 reinducciones serian una al mes, es decir empezaron en octubre del 2011 y acabaron en marzo del 2012, de esas 6 reinducciones 4 iban a estar acompañadas de quimioterapia intratecal, es decir visita a la UCI para ponerle la quimio en la medula espinal, y las otras dos solo bolsita de 15 minutos.

La quimioterapia que tocaba para las reinducciones era la Vincristina, famosa porque suele provocar muchos dolores articulares que dificultan hasta el caminar que junto con la intratecal formaban un cóctel explosivo para la cabeza tambien.

Begoña tuvo su primera reinducción el miercoles 19 de octubre , ese dia tocaba la intratecal y tocaba control de medula para ver como habia ido la consolidación, asi que bajó a la UCI tarde para no variar, luego un buen rato esperando a la hematóloga, las esperas son eternas y mas con una niña pequeña en brazos a la que no le puedes explicar nada de lo que le van a hacer, ella está desconcertada y tu de verla mas.

Cuando acabó lo de la UCI estrenamos otra parte del hospital mas agradable, el ” HOSPITAL DE DIA” , como su propio nombre indica es una sala donde te ponen tratamiento en el dia y te vas a casa, no te quedas a dormir, todo un alivio, ademas la quimioterapia que tocaba era una bolsita que duraba solo 15 minutos, si bien antes estaba hidratada con suero y despues tambien otro poquito.

La doctora nos contó ese dia como se iban a desarrollar las reinducciones y lo que es peor de que venian acompañadas, de corticoides, pero esta vez por boca, ya no estábamos en el hospital y ya no podian ser intravenosos, el de la mañana ese dia si se lo ponian por bolsa pero luego te ibas a casa una semanita completa con corticoides, esa fue otra de nuestras pesadillas de aquel momento, los corticoides son una pastilla enorme que se la tenia que machacar e intentar mezclar con lo que quisiese porque admitia todo tipo de comida, pero la particularidad era que estaba tan mala que se lo mezclase con lo que se lo mezclase no le evitaba que diese arcadas y que vomitase .

Eso nos trajo de tarea los dos primeros dias por lo menos y bueno siempre, pero otra vez sorprendentemente la capacidad de adaptación de los niños es infinita y se acabó acostumbrando a eso  que debia tomar por la mañana y por la noche, en honor a la verdad debo decir que yo lo probé y no pude evitar las arcadas y como consejo para quien esteis en la situación deciros que lo que mejor enmascara su sabor es el zumo, en un poco de zumo la pastilla machacada y yo con la jeringa se la daba, luego rapidamente un trozo de chocolate para que se le quitase el mal gusto, luego ella ya no queria el chocolate, se acabó acostumbrando, incluso a veces le llegué a echar azúcar tambien al zumo para que fuese un poquito menos vomitiva.

Los corticoides son horribles, los odio con todas mis fuerzas, ademas de inflarte como  un globo de helio, provocan irritabilidad y ansiedad y a Begoña lo que mas le provocaban era una noche por lo menos en esa semana dolor de barriga, porque pasaba la noche mal y se tocaba la pobre, eso si le pasó.

Luego como siempre de los demas síntomas famosos de la Vincristina nada, ella llegaba a casa de la reinducción y corria sin parar, del dolor de cabeza ni rastro, en su linea desafiando el protocolo y batiendo sus propias marcas de no notarse ningun efecto secundario, salvo su irritabilidad, y su afición por acostarse muy tarde porque las pilas le duraban un montón, eso todavia le sigue pasando aunque lleve mucho tiempo sin tomar corticoides.

Asi que nos plantamos en el mes de octubre con su primera reinducción superada el 19 y sabiendo que nos quedaban 5 mas para que el mantenimiento de una vez por todas fuese sin hospital de dia, sin uci, sin tratamiento intravenoso, sin corticoides… cuando pienso todo lo que ha pasado me doy cuenta del merito que tiene verla asi de bien , es fuerte de naturaleza y alegre de carácter y eso le ha venido muy bien de cara a su tratamiento, ademas siempre ha comido bien y eso tambien hace mucho, esa fuerza es la que nos ha sostenido a nosotros, ahi estaba Begoña otra vez superando una fase mas de su tratamiento, plantándole cara a todo lo que se le ponia por delante, las reinducciones habian comenzado y nos iban a acompañar unos cuantos meses.

Anuncios