La vuelta al hospital ha supuesto un duro golpe en mi tranquilidad y ha vuelto a revivir mis fantasmas y mis miedos han cobrado mucha fuerza, tanta que a veces me han bloqueado bastante, pero bueno tambien ha servido para comprobar que efectivamente Begoña es una niña de carne y hueso y en un año es normal que alguna vez se ponga malita, aunque no se haya podido averiguar de que era la fiebre, su padre se lo achaca a un estirón, segun el ha crecido 3 centímetros, ( si el se queda mas tranquilo asi me vale).

Ya sabemos por experiencia propia como funciona el protocolo en caso de fiebre y esperemos no tener que utilizarlo pero si ocurre la proxima vez estaremos un poco mas tranquilos.

De todas formas esto me ha hecho plantearme muchas cosas entre ellas la de ir al colegio en septiembre o no, hoy de todas formas le he hechado la matricula pero si por ir al cole vamos a tener que estar cada dos por tres ingresados, ese precio es muy alto para pagarlo por ella estar disfrutando con otros niños, que a veces se ponen malitos y claro a ella es superfacil de contagiarselo, bueno eso será una cosa que nos planteemos en septiembre cuando tengamos mas olvidado este ultimo episodio.

La vuelta al hospital y sobretodo a la 309 cada vez se hace mas duro, no ha llegado a 3 días y se me han hecho eternos, al principio en el aislamiento aunque fué un mes del tirón sabia que estabamos luchando cara a cara contra su enfermedad, quitando lo malo, ahora que ella está limpia y que lo unico que tiene es un tratamiento de mantenimiento volver ahí tiene menos sentido y ademas tienes miedo porque es uno de los sitios mas fáciles para pillar infecciones, lo que tanto me asusta.

Ademas he conocido a madres nuevas, con su rostro desencajado, intentando asimilar la noticia y adaptandose a su nueva vida en el hospital, llorando por dentro para que sus hijos ya un poco mayores no se den cuenta, como las entiendo y cuanta rabia da ver que la cadena nunca se rompe, sigue y sigue, sus vidas eran totalmente normales y felices hasta ahora y ahora su vida gira alrededor de la curación de sus hijos, les envio fuerza y energia y confio en que saldran adelante, claro que si.

Aprecio cada momento que vivimos en casa, cada risa de Begoña, cada paseo en coche para dormirla o en el carro, cada baile, cada minuto, eso es lo bueno de esta enfermedad te enseña a vivir la vida dia a dia, minuto a minuto.

Me hace sentir muy bien el deporte, ir a gimnasia del pueblo 3 veces por semana, ayer fui por fin otra vez y debo decir que es el momento de mas descargue que tengo, de adrenalina, de risa, me funciona muy bien, tengo que mandar mis gracias y mis felicitaciones de forma especial a mi profe de gimnasia Ana, que hoy se ha hecho donante de medula osea, que gran gesto el tuyo, ojala tengas el privilegio de salvar alguna vida, son muchos los que esperan, muchos niños tambien, eres grande, si como me dices en el mensaje Begoña y yo te hemos dado el empujoncito que te faltaba me alegro mucho.

Bueno hoy como no otra foto de la tarde del 5 de junio cuando ibamos a ir a llevar las flores a su “yaya Manuela” .

Y una canción que lee mis pensamientos pero de madre ” nada se compara a ti mi niña

 

Anuncios