Si hay algo que ha estado presente y estará en este largo e inesperado camino que nos ha tocado recorrer es el miedo.

A veces ha estado camuflado por sonrisas y juegos de Begoña, otras veces despistado entre tantos pensamientos, otras veces dormido … pero siempre ha estado ahí.

Mantenerlo a raya es un trabajo agotador, porque a veces hace que seas mas vulnerable y débil, te bloquea y no te deja pensar ni ver con claridad pero como todo en esta enfermedad tambien ha tenido una evolución:

   – al principio era un miedo afilado, intenso, a lo desconocido, a que pasase algo que hiciese que esto no saliera bien, un miedo intenso y brutal.

   – luego miedo a la reacción de su cuerpo y al dolor que podia provocarle.

   – miedo a estar fuera del hospital y a los peligros de la calle, de la gente.

   – miedo a los otros tratamientos tambien desconocidos.

    – miedo a que volviese , a una recaída ( es una posibilidad remota )

   – miedo a una infección grave

   – MIEDO A PERDERLA.

Hay muchos tipos y por muchas causas pero el miedo es fiel compañero de viaje y lo único que puedo hacer es intentar que no nos robe momentos de felicidad que los tenemos y que son muchos, eso hace que pierda fuerza y que se desvanezca en muchas ocasiones pero lo cierto es que siempre ha estado y estará ahi, quien esté pasando o haya pasado por esto lo sabrá de sobra.

Simplemente hay que aprender a perderle miedo al miedo  e intentar ganar la lucha con nuestra mente y asi podremos estar mas tranquilos.

De todas formas es inevitable y me va a acompañar hasta el final del camino y mucho mas, pero siempre intentaré mantenerlo a raya en la medida de lo posible.

Me viene a la cabeza un poema de Angel Gonzalez que habla sobre el miedo:

HAY QUE SER MUY VALIENTE:

Hay que ser muy valiente para vivir con miedo.

Contra lo que se cree comúnmente,

no es siempre el miedo asunto de cobardes.

Para vivir con miedo, hace falta

en efecto, muchísimo valor.

Y una canción con una letra muy reveladora:  Tengo miedo que se rompa la esperanza, que la libertad se quede sin alas, TENGO MIEDO QUE HAYA UN DIA SIN MAÑANA, tengo miedo del que el miedo me eche un pulso y pueda mas, no te rindas no te sientes a esperar.

Yo no me rindo, el miedo me echa un pulso dia a dia y yo se lo gano casi todos los dias pero no se hasta cuando..

 

Anuncios