” Vuestra hija tiene leucemia”.
Desde que la doctora pronunció esa maldita palabra me quedé petrificada, sin poder reaccionar, un cuchillo afilado atravesaba mi estómago y un nudo muy grande se quedó en mi garganta, no podia parar de llorar mientras la cara desencajada de mi marido buscaba mi mano temblorosa por el impacto.
Estábamos en un despacho y enfrente teníamos a tres doctoras y una psicóloga , la doctora empezó a hablarnos de la situación de forma suave, pero fué pronunciar esa maldita palabra y toda la retaila que vino detras ya casi no podia ni oirla, estaba como en una nebulosa , lo único que me quedó mas claro era que tenia un 80% de curación y que no habíamos hecho nada mal, que esto pasa por azar, sin explicación, ellos no la tienen y menos en niños tan pequeñitos, que nos habia tocado, que a mi niña le habia tocado.

Por un momento me quedé como un poco mareada y pensé que podia ser una pesadilla de la que pronto despertaria , pero desgraciadamente era una pesadilla que ibamos a tener que vivir, me trajeron un tranquilizante y en la sala de al lado oí como Begoña lloraba desconsoladamente porque le estaban sacando sangre otra vez, la pobre no sabia lo que le quedaba por pasar.

Tan solo hacía dos dias que Begoña estaba ingresada en la cuarta planta, no paraba quieta, no habia forma que estuviese en la habitación,estaba en los pasillos jugando con el mickey que habia en el mostrador de las enfermeras y con sus primas, jugaba sin parar, rebosaba vida y energia y su cara no era la de una niña enferma.

Cuando salimos de la sala, cuando pude levantarme recuerdo meterme en la habitación y cogerla en brazos porque lloraba , pero como yo estaba temblando nos tumbamos las dos en la cama, ahí la abracé fuerte y pensé ” saldremos de esta”, pero a la vez me vino a la cabeza que probablemente habian equivocado los resultados , porque esto era un error, tenian que haber cogido la muestra equivocada, esto no podia estar pasando.

Despues miedo, mucho miedo, sobretodo de perder a lo que mas quiero en este mundo, luego rabia, que injusticia tan grande que malo ha hecho mi niña, luego impotencia ¿ por qué no me ha pasado a mi?… y muchas mas sensaciones que no sabria enumerar, porque fueron muchas.

La doctora nos dijo que nos iban a bajar a la tercera planta al ala de ” onco- hematologia” , a una habitación especial y que cuando tuviesen los resultados de la analítica que le acababan de hacer nos dirian algo mas.

No recuerdo ni como bajé, ni como llegué a esa habitación pero al rato le estaban poniendo una transfusión de sangre y suero y no se la verdad si algo mas, estaba en estado de shock.

De esa primera noche no recuerdo mucho mas, solo  dormimos los tres y que mi niña fué la primera vez que durmió conectada a una máquina con suero puesto.

La familia que vino tambien estaba muy impactada, de esperar el alta pasamos a esto, recuerdo las palabras de mi padre llorando: ¿ por qué no me ha pasado a mi?

Al dia siguiente la estaban operando para ponerle el reservorio ” portacath” que es un catéter conectado a una vena central con un botón colocado bajo la piel, que es por donde le va a pasar la quimioterapia. Lo cierto que esa fué su primera herida de guerra, y de momento cruzemos los dedos, la única.

Su diagnóstico completo por la tarde era ” LEUCEMIA LINFOBLASTICA AGUDA B COMUN ” RIESGO ESTANDAR.

   El mejor diagnóstico que se puede tener en una planta de onco-hematologia y el mas frecuente, pero eso no me consoló nada, es como si te dijeran que te regalan una estancia en un hotel de cinco estrellas en el infierno.

Tenian que esperar unas pruebas genéticas que mandaron a Barcelona para ver si se podia curar solo con quimioterapia o si iba a necesitar transplante de medula osea, eso era determinante pero iba a tardar unos dias , unos dias de incertidumbre, unos dias malos como no, lo unico mas positivo que tuvo la tarde es que el jefe de servicio me metió en su despacho y me dijo que al tener riesgo estandar el porcentaje de curación pasaba del 80% al 98% y que todo iba a salir bien, que no me preocupase, agradecí mucho esas palabras en ese momento, el se iba a ir de vacaciones y queria decírmelo pero que era muy importante el examen genético de Barcelona para confirmar todo y ver el pronóstico bien.

Ese mismo dia tras la operación , tras una biopsia de médula osea mi niña entró en su habitación de aislamiento y empezó su batalla particular contra su leucemia, ” David contra Goliat” .

Hoy os dejo una foto de ella solo un dia antes de ingresar:

Anuncios